Saltar al contenido

Belleza Interior

Índice de contenido:

LA BELLEZA INTERIOR

¿Qué es la Belleza?

¿Te has hecho alguna vez esa pregunta? Tan deseada como mal comprendida, todos deseamos ser bellos en algún punto de nuestra vida, ya sea tener una mente brillante o un cuerpo perfecto o el rostro más lozano y fresco, para lucir…

Pero… ¿Qué realmente es la Belleza? ¿En verdad se excluyen la belleza interna de la belleza externa?

¿Tenemos que elegir entre ellas?

¿Cuál es más importante?

La Belleza es una cara del Gran Espíritu como lo es alguna otra cualidad: la Bondad, la Generosidad, el Gozo, la Felicidad, la Abundancia, etc. es el fulgor que yace dentro de nosotros y nos permite mostrar el Brillo Divino, esa Chispa de Luz que refulge y nos hace conectar por un instante con la Belleza de Dios…

¿Te ha sucedido alguna vez que alguien te deslumbra y exclamas: Wow! Qué Bello?

No defines que fue exactamente lo que sucedió, pero te deslumbro su brillo, ya sea intelectual, su calidad humana, su trato, su físico o quizá todo el conjunto.

            También pasa que de pronto lograr reconocer esa chispa luminosa que otorga esta cara del Espíritu en alguien, pero después algunas actitudes o formas opacan eso que tanto brillaba…

Si la Belleza es una cualidad del Espíritu…¿Por qué tú crees que debía una resaltar más que la otra?

Dios es Todo y ese Divino es Capaz de manifestarse en la materia, en la mente elevada, en las emociones si es que permances conectado o conectada a Él…

¿Alguna vez has observado la Belleza de un niño cuando se enoja?  Muestra una Belleza, tan auténticamente salvaje, porque no hay un punto de conflicto en él, por manifestar el enojo, de forma tan inocente y natural, como lo está sintiendo. Por eso los niños son tan bellos, cuando duerme muestran la Belleza a través de la Paz, cuando ríen, muestran la Belleza a través de la risa, es tan pura su energía que son capaces de colocarla en cada una de las partes de sí mismo, en su emoción, mente, alma y cuerpo.

Como adultos, nos vamos separando, creyendo que tenemos que elegir o me dedico demasiado al cuerpo, a mi físico o a mis posesiones materiales o me dedico a cultivarme internamente, mi intelecto, mi educación y buenos modales.

¿Qué pasaría si conserváramos la Belleza de la Naturalidad?

¿Crees que habría tantas enfermedades como hay actualmente, tanto estrés? Esto resta Belleza, tanto de carácter, como de cuerpo, estás allí con tu cara adusta, el gesto fruncido, gritando, pero no con enojo natural y espontáneo, sino con un rencor y amargura que has ido acumulando a lo largo del tiempo y te tiene corroído.

La Belleza, una cualidad más del Gran Espíritu, tan malentendida y tan tergiversada, que me encantaría que pudiera retomar el sentido verdadero de lo que significa y poder ir más allá de los estándares y recobrar la autovalía, el Amor Propio, recordando que somos Espíritu y mostrándolo, cuantas carreras menos habría, menos prisa y angustia por querer mantener el cuerpo joven y simplemente disfrutar, sin angustia, una buena sesión de SPA, un masaje, una caminata al aire libre, nadar en un lago. Las personas hacen ejercicio, por el temor a no estar sanos o a perder esa Belleza, pero es tanta su angustia por ello, que no cumple su función real de relajación.

Consiéntete, sí, cuídate, ámate a través de todo aquello que te lleve a conectar con bienestar, ríe más, sé más libre, camina descalzo y disfruta tu cuerpo, vete al espejo y reconoce tu brillo, disfruta de tu Belleza, que allí la llevas, es tuya, te corresponde por derecho Divino, no trates de inventarla, mejor descúbrela y muéstrala, Belleza Interna y Externa no están separadas, las dos son parte de  lo mismo y cuando logres integrarte, sabrás que nunca hubo diferencia entre una y otra…

¡ERES EL BRILLO Y MANIFESTACIÓN DE LA BELLEZA DEL GRAN ESPÍRITU!

Desconocemos el autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Configuración