Saltar al contenido

Carta a mi negatividad interior

Dicen que escribir, nos hace ser conscientes de nuestros pensamientos. Dicen que escribir, nos hace vaciar nuestra energía y limpiarnos momentáneamente de lo que nos acontece, así que esta vez he escrito una carta, que espero resuene también en ti .. y nos ayude a liberar este conflicto.

A mi negatividad:

No puedo decir que me complace volver a verte.

¿Sabes qué es genial? Cuando no estás cerca y ni siquiera me doy cuenta de que te has ido. Realmente no te extraño en absoluto, pero luego vuelves a aparecer en algunos de los peores momentos posibles y, aunque quiero ser fuerte y dejarte fuera, a veces te dejo entrar

Sé que crees que estás siendo útil. Supongo que asumes que probablemente me estás protegiendo de algo o de alguien, cuando me dices que no debería intentar esto o aquello, que no debería creer demasiado en mí mism@ y que no debería correr ese riesgo.

Me retienes mucho y las cosas tienden a ir muy bien para mí cuando no sigo tu consejo. Sería genial si pudiera encontrar un lugar para dejarte y asegurarme de que estás en buenas manos, para poder ir a hacer todas aquellas cosas emocionantes que he dejado de lado: como pintar ese mural, viajar, decirle a esa persona cómo me siento realmente o simplemente probar algo completamente nuevo, sin miedo al que dirán ni a los mal intencionados.


A veces es fácil excluirte y, a veces, realmente no lo es. Sé que soy yo la culpable en esto, porque no he descubierto cómo deshacerme de ti por completo. Eres una criatura de hábitos y lo sé.


Creo recordar aquella época en la que me sentí muy valiente, cuando no estabas mucho por aquí. Y creo que seguramente en el futuro encontraré la manera de deshacerme de ti por completo.

Pero es en este momento de lo que tenemos que hablar, es de que te haz quedado demasiado tiempo esta ocasión y ya no eres bienvenido esta vez.


¿Qué no sabes que es de mala educación interrumpir a alguien que está en medio de algo? Siempre vienes cuando estoy ocupada. Por lo general, no logro mantenerte afuera, pero esta vez tengo algunos trucos bajo la manga que apuesto a que no los veías venir…

La próxima vez que hables, te diré exactamente por qué estás equivocado y por qué yo tengo la razón. (Aunque a veces me preocupa que tengas razón). Solo voy a confiar en que tu crítica no es constructiva y que tengo que tomar mis propias decisiones.

Dejaré que te quedes, porque al final sé que no puedo obligarte a que te vayas, pero en lugar de enojarme porque estás ahí, dejaré que me impulses hacia adelante, solo porque es tan lindo demostrarte cuando te equivocas.

Cada vez que hagas ruido, meditaré, porque no hay nada que te haga sentir más impotente y pequeño que cuando aclaro mi mente.


Me enfocaré en hacer cosas que me traigan al momento presente, porque incluso cuando estás cerca, si me divierto, no me doy cuenta de ti.

No eres tu, soy yo. Bueno, en realidad si eres tú, negatividad.

Puede que estés aquí para quedarte… pero definitivamente no te dejaré tomar todas las decisiones de ahora en adelante.

Kristin

Índice de contenido:

Para leer otras cartas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Settings