Saltar al contenido

Chamanismo Celta

La palabra ‘Chamán’ es en realidad una palabra Tungus (siberiana) para una práctica espiritual que es tan antigua como la humanidad, y que todavía la practican los pueblos indígenas, así como los practicantes modernos de todo el mundo. El chamanismo no está arraigado en ninguna tradición religiosa organizada, sino que es un sistema de viajes visionarios controlados hacia realidades alternativas (y viceversa) para contactar a guías espirituales y obtener su ayuda en adivinación y curación.

Cuando uno piensa en los chamanes y el chamanismo tradicionales, es fácil imaginar que un curandero nativo (de Nativo America o quizás aborigen) realice rituales profundamente arraigados en las tradiciones tribales culturales. Es importante tener en cuenta que también se creía que los antiguos celtas habían practicado el chamanismo y habían dejado muchas pistas sobre sus rituales y viajes espirituales en sus historias.

El universo del chamán celta

El cosmos del chamán celta, como el de otras visiones universales chamánicas, consta de tres ‘mundos’; el mundo inferior, el mundo superior y el mundo medio (donde vivimos en la realidad ordinaria).

Lo que diferencia la visión universal del chamán celta de la de otras tradiciones chamánicas es que estos mundos están todos conectados por el gran árbol de la vida. Enraizado en el reino inferior, su tronco se extiende hacia arriba, a través del mundo medio y hacia el mundo superior, donde sus ramas sostienen las estrellas, el sol y la luna.

El chamán celta atraviesa los reinos trepando el árbol (también visto
como una gran escalera o poste) en el mundo superior. Este es el reino
delas estrellas, los seres celetiales, y es la morada de muchos dioses y
espíritus del aire, y de la gran Diosa Madre misma. Se puede llegar al
mundo inferior descendiendo las raíces del árbol masivo al reino de los
espíritus de la tierra y el fuego, donde se sienta el Señor del inframundo
con cabeza de ciervo, el cornudo, protector de los animales. Aquí el
chamán celta puede reunirse con animales de ayuda y guías espirituales.

Por lo tanto, los tres mundos están unidos por el gran árbol y, sin embargo, se cree que el árbol en sí y todo el universo están contenidos dentro de la cáscara de una sola avellana, situada al lado del Pozo de Segais (la fuente de toda sabiduría).

Shapeshifting: El Cambio de forma

Shapeshifting o cambio de forma en español, es una parte integral de la experiencia celta chamánica. El gran Amergin tuvo que comunicarse y fusionar su conciencia con la totalidad de Irlanda para ayudar a los milesios a conquistarlo.

Soy el viento que sopla sobre el mar; Soy una ola de lo profundo; Soy el rugido del océano; Soy el ciervo de siete batallas; Soy un halcón en el acantilado; Soy un rayo de sol; Soy la más verde de las plantas; Soy un jabalí; Soy un salmón en el río; Soy un lago en la llanura; Soy la palabra del conocimiento; Soy la punta de una lanza; Soy el señuelo más allá de los confines de la tierra; Puedo cambiar mi forma como un dios.

de la Canción de Amergin.

La capacidad de ser simultáneamente parte de muchas realidades y existencias está en el corazón de la experiencia chamánica. El chamán celta busca deliberadamente adoptar la forma de otro animal o ser para invocar el poder dentro de la entidad para la curación o la instrucción. La capacidad del chamán de enviar su propia conciencia a la conciencia de otro ser y luego regresar a sí mismo es parte integral del viaje del chamán.

El bardo galés Taliesin, que a menudo se dice que es el padre del chamanismo celta, también aludió al cambio de forma cuando afirmó:

He estado en muchas formas: He sido una espada angosta; He sido una gota en el aire; He sido una estrella brillante; He sido una palabra en un libro; He sido un águila; He sido un bote en el mar; He sido una cuerda en un arpa; He estado encantado durante un año en la espuma del agua. No hay nada en lo que no haya estado.-

Taliesin

También se sabía que Taliesin se había transformado en muchas otras formas y disfraces en su intento de escapar de la Diosa Ceridwen después de beber la infusión de inspiración y sabiduría.

Las bestias tótem

En las tradiciones chamánicas, todas las personas están protegidas y vigiladas por una bestia tótem, que se une a ellas en el momento de su nacimiento. Además de este animal tótem, que puede permanecer con una persona durante toda su vida, el practicante chamánico adquiere animales de poder adicionales en diferentes momentos. Estos espíritus animales sirven como guías y ayudantes espirituales. Pueden provenir de sus propias órdenes o pueden ser llamados específicamente debido a sus habilidades innatas. En algunos casos, el chamán se basa en la fuerza, la velocidad o la intuición de un animal en particular, o la agudeza de los sentidos de los animales. En otras situaciones, el animal puede decirle al chamán cosas que el chamán no puede ver por sí mismo.

En épocas anteriores de nuestra existencia en esta tierra, la humanidad y el reino animal estaban mucho más cerca en las relaciones (proximidad viviente) y en la comprensión. A medida que nuestra sociedad se ha vuelto cada vez más mecanizada, hemos perdido gran parte de nuestro sentido de parentesco con nuestros hermanos animales. El chamán está entrenado para retener esta comprensión a través de su asociación con el reino espiritual y con los espíritus particulares que representan las muchas especies del mundo animal.

Para ahondar más en este tema, puedes ingresar a Sacredfire.net