Saltar al contenido

Lo que ve un Chaman

Índice de contenido:

Lo que ve un chamán en un hospital psiquiátrico

 En la visión chamánica, la “enfermedad mental” señala «el nacimiento de un sanador», explica Malidoma Patrice Somé.  Por lo tanto, los trastornos mentales son emergencias espirituales, crisis espirituales y deben considerarse como tales para ayudar al sanador a nacer.

Lo que los occidentales ven como una enfermedad mental, la gente de Dagara considera que son «buenas noticias del otro mundo».  La persona que atraviesa la crisis ha sido elegida como un medio para un mensaje a la comunidad que necesita ser comunicado desde el ámbito espiritual.  «El trastorno mental, trastorno de conducta de todo tipo, señala el hecho de que dos energías obviamente incompatibles se han fusionado en el mismo campo», dice el Dr. Somé.  Estas perturbaciones se producen cuando la persona no recibe asistencia para lidiar con la presencia de la energía del reino espiritual.

 Una de las cosas que el Dr. Somé encontró cuando llegó por primera vez a los Estados Unidos en 1980 para estudiar un posgrado fue cómo este país se ocupa de las enfermedades mentales.  Cuando un compañero de estudios fue enviado a un instituto mental debido a «depresión nerviosa», el Dr. Somé fue a visitarlo.

 “Estaba tan sorprendido.  Esa fue la primera vez que me encontré cara a cara con lo que se hace aquí para las personas que exhiben los mismos síntomas que he visto en mi pueblo «.

Dr. Somé

Lo que sorprendió al Dr. Somé fue que la atención prestada a tales síntomas se basaba en la patología, en la idea de que la condición es algo que debe detenerse.  Esto estaba en completa oposición a la forma en que su cultura ve tal situación.  Mientras miraba alrededor de la sala austera a los pacientes, algunos con camisas de fuerza, algunos sin medicamentos, otros gritando, se observó a sí mismo:

Así es como los curanderos que intentan nacer son tratados en esta cultura.  ¡Que pérdida!  Qué pérdida es que una persona que finalmente se está alineando con un poder del otro mundo simplemente se está desperdiciando ”.

 Otra forma de decir esto, que puede tener más sentido para la mente occidental, es que nosotros en Occidente no estamos capacitados para tratar o incluso se nos enseña a reconocer la existencia de fenómenos psíquicos, el mundo espiritual.

 De hecho, las habilidades psíquicas se denigran.  Cuando las energías del mundo espiritual emergen en una psique occidental, ese individuo no está completamente equipado para integrarlas o incluso reconocer lo que está sucediendo.  El resultado puede ser aterrador.  Sin el contexto adecuado y la asistencia para lidiar con el avance de otro nivel de realidad, a todos los efectos prácticos, la persona está loca.  La administración excesiva de medicamentos antipsicóticos agrava el problema y evita la integración que podría conducir al desarrollo y crecimiento del alma en el individuo que ha recibido estas energías.

 En el pabellón mental, el Dr. Somé vio a muchos «seres» merodeando por los pacientes, «entidades» que son invisibles para la mayoría de las personas pero que los chamanes y los psíquicos pueden ver.  «Estaban causando la crisis en estas personas», dice.  Le pareció que estos seres estaban tratando de sacar los medicamentos y sus efectos de los cuerpos de las personas con las que los seres intentaban fusionarse, y estaban aumentando el dolor de los pacientes en el proceso.  “Los seres actuaban casi como una especie de excavadora en el campo energético de las personas.  Eran realmente feroces por eso.  Las personas a las que les hacían eso solo gritaban y gritaban ”, dijo.  No podía quedarse en ese ambiente y tuvo que irse.

 En la tradición Dagara, la comunidad ayuda a la persona a reconciliar las energías de ambos mundos: «el mundo del espíritu con el que se fusionó, y el pueblo y la comunidad».  Esa persona puede entonces servir como un puente entre los mundos y ayudar a los vivos con la información y la curación que necesitan.  Por lo tanto, la crisis espiritual termina con el nacimiento de otro sanador.  «La relación del otro mundo con nuestro mundo es de patrocinio», explica el Dr. Somé.  «La mayoría de las veces, el conocimiento y las habilidades que surgen de este tipo de fusión son un conocimiento o una habilidad que se proporciona directamente del otro mundo».

 Los seres que estaban aumentando el dolor de los internos en la sala del hospital mental en realidad estaban tratando de fusionarse con los internos para transmitir mensajes a este mundo.  Las personas con las que habían elegido fusionarse no estaban recibiendo ayuda para aprender a ser un puente entre los mundos y los intentos de fusión de los seres se vieron frustrados.  El resultado fue la perpetuación del desbalance energético inicial y el no nacimiento de un curandero.

“La cultura occidental ha ignorado de manera continua el nacimiento de los curanderos,” declara el Dr. Somé.  “Como consecuencia, existirá una tendencia del otro mundo a seguir probando a cuantas personas sean necesarias en un intento de llamar la atención de alguien. Se ven obligados a tratar con más ahínco.”  Los espíritus son atraídos por personas cuyos sentidos no han sido anestesiados. “La sensibilidad es para los espíritus una invitación a entrar, a grandes rasgos,” él dice.

Aquellos que desarrollan los llamados desórdenes mentales son personas sensibles, lo que en la cultura de occidente es visto como hipersensibilidad. Las culturas indígenas no lo ven de esa forma y, como resultado, las personas sensibles no se ven a si mismas como hipersensibles. En el occidente, “es la cultura sobrecargada en la cual se encuentran las personas, lo que las está arruinando,” observa el Dr. Somé.  El paso frenético, el bombardeo a los sentidos, y la energía violenta que caracteriza a la cultura occidental pueden agobiar a las personas sensibles.

Esquizofrenia y energías externas

Con la esquizofrenia, hay una especial “receptividad a un flujo de imágenes e información, los cuales no pueden ser controlados” expresó el Dr. Somé.  “Cuando este tipo de flujo ocurre en un momento el cual no es elegido personalmente, y particularmente cuando conlleva imágenes que son espeluznantes y contradictorias, la persona cae en un frenesí.”

Lo que se requiere en esta situación es primero separar la energía de la persona en cuestión, de las energías externas por medio de prácticas chamánicas (lo que es conocido como “limpiar”) para removerlas del aura del individuo.  Una vez se ha limpiado su campo energético, la persona ya no recibe un exceso de información y por lo tanto ya no hay razones para que esté asustado y perturbado explica el Dr. Somé.

Entonces es posible ayudar a la persona a alinearse con la energía del ente spiritual que está intentando llegar a la persona en este mundo y dar luz a un curandero. El bloqueo producido por esa materialización es lo que produce los problemas. “La energía del curandero es una energía de alto voltaje,” el Dr. Somé observa. “Cuando es bloqueada, es como si quemara a la persona, es como un corto-circuito, los fusible estallan. Esta es la razón por la cual puede ser tan aterrador, y entiendo por qué en ésta cultura se prefiere confinar a estas personas.  Aquí están ellos gritando y aullando, y son amarrados con camisas de fuerza. Esa es una imagen realmente triste. ”Cabe mencionar que el método utilizado por los chamanes es hacer que las energías estén alineadas para que el bloqueo cese, los “fusibles” no estallen, y la persona pueda convertirse en el curandero en el que se debería convertir.

Sin embargo, es necesario mencionar en este punto, que no todos los entes espirituales que entran en una persona tienen como propósito promover el bienestar de la persona. Existen energías negativas también, las que son presencias indeseables para el aura de una persona.  En esos casos, el curso de acción de los chamanes es remover esos entes del aura, y no tanto alinear energías discordantes.

Necesidad de conexión espiritual

Un patrón en común que el Dr. Somé ha encontrado en los “desordenes” mentales en el occidente, es “una antiquísima energía ancestral que ha sido puesta a dormir, finalmente está emergiendo en la persona.” Su trabajo es rastrearla a su origen, ir atrás en el tiempo y descubrir qué es ese espíritu. Según el Dr. Somé, en la mayoría de los casos, el espíritu está conectado a la naturaleza, especialmente con las montañas o los grandes ríos.

En el caso de las montañas, como un ejemplo para explicar el fenómeno, “es un espíritu de la montaña que está caminando al lado de la persona y, como resultado, crea una distorsión en el tiempo y el espacio que afecta a la persona en cuestión.” Lo que se necesita es alinear o fusionar las dos energías, “para que así la persona y el espíritu de la montaña puedan ser uno.” Nuevamente, el chamán conduce un ritual específico para producir este alineamiento.

El Dr. Somé cree que se encuentra con esta situación de manera tan repetida en los Estados Unidos porque “la mayoría de las telas en este país están hechas de la energía de una máquina, y lo que eso produce es que exista una desconexión y un corte con el pasado. Puedes correr del pasado, pero no te puedes esconder de él.” El espíritu ancestral del mundo natural llega a visitar. “No se trata tanto de lo que el espíritu quiere, sino más bien de lo que la persona quiere,” él dice. “El espíritu ve en nosotros un llamado por algo mayor, algo que de significado a nuestras vidas, y entonces el espíritu responde ese llamado.”

Ese llamado, del cual no nos percatamos que estamos haciendo, refleja “una fuerte necesidad de una conexión profunda, una conexión que trascienda el materialismo y que se mueva a una dimensión cósmica tangible. La mayoría de estos llamados son inconscientes, pero para los espíritus, consiente o inconsciente no hace ninguna diferencia. Ellos responden a ambos”.

Como parte del ritual de la fusión de las energías de la montaña y el humano, aquellos que están recibiendo la “energía de la montaña” son enviados a un área montañosa que ellos elijan, donde recolectan rocas que les llaman la atención. Luego, ellos llevan las rocas de vuelta a sus hogares y se las quedan; algunos las llevan consigo siempre. “La presencia de las rocas ayuda mucho en cuanto a ajustar la percepción de la persona,” comenta el Dr. Somé.  “Ellos reciben todo tipo de información que les puede ser útil, por lo que reciben una guía tangible desde el otro mundo para vivir sus vidas.”

Cuando se trata de la “energía del río”, aquellos que están siendo “llamados” van al río y luego de hablarle al espíritu del río, toman una piedra de él y la llevan consigo tal como se hace en el ritual para el espíritu de la montaña.

“La personas piensan que algo se debe llevar a cabo algo totalmente extraordinario para una situación extraordinaria como ésta,” dice el Dr. Somé. Pero ese no es normalmente el caso, a veces es tan simple como acarrear una piedra.

Rituales sagrados para enfermedades mentales

Uno de los regalos que un chamán le puede brindar al mundo occidental, es ayudar a la gente a redescubrir el ritual, que tristemente le falta. “El abandonar el ritual puede ser devastador. De un punto de vista espiritual, el ritual es inevitable y necesario si uno quiere vivir,” escribe el Dr. Somé en Ritual: Power, Healing, and Community. “Decir que el ritual es necesario en el mundo industrializado, es decir poco. Hemos visto en mi pueblo que es imposible vivir una vida sana sin él.”

El Dr. Somé no sentía que los rituales que provenían de su aldea tradicional podían ser transferidos al occidente tan fácilmente, por lo que a lo largo de sus años como chamán ha diseñado rituales que satisfacen las necesidades de ésta cultura. A pesar de que los rituales cambian de acuerdo al individuo o el grupo involucrado, él siente que existe una necesidad por los rituales en general.

Una de estas necesidades, involucra ayudar a la gente a descubrir que su padecer proviene del hecho de que están siendo “llamados por seres del otro mundo para cooperar con ellos y trabajar en pro de la sanación.” Los rituales les permiten salir de ese padecer y aceptar el llamado.

Otro aspecto de la necesidad por los rituales se relaciona con la iniciación. En las culturas indígenas de todo el mundo, los jóvenes son iniciados en la adultez cuando alcanzan cierta edad.  “La falta de dicha iniciación en el Occidente es parte de esta crisis en la que se encuentran los jóvenes aquí,” dice el Dr. Somé. Él urge a las comunidades a unir en conjunto “la creatividad de la gente que ha tenido este tipo de experiencia, para intentar crear una especie de ritual alternativo que pueda al menos poner un freno en este tipo de crisis.”

Otro ritual que constantemente satisface las necesidades de aquellos que acuden a este mismo por ayuda, involucra hacer una fogata, y luego poner “objetos que son simbólicos en cuanto a los problemas que tienen los individuos… Pueden ser problemas de ira y frustración que un ancestro causó al haber asesinado o esclavizado, y que tienen su impacto en el descendiente,” él explica. “Si estos temas son abordados como algo que bloquea la imaginación del humano, el propósito de vida de la persona, e incluso la visión de vida de la persona pero que se puede mejorar; entonces tiene sentido comenzar a pensar en términos de cómo volver ese bloqueo en un empuje para llegar a algo creativo y más provechoso.”

Los ejemplos de los problemas con los ancestros son tomados en rituales diseñados por el Dr. Somé que apuntan a severas disfunciones en la sociedad occidental y que en el proceso gatillan “iluminación” en los participantes. Estos son rituales ancestrales, y la disfunción a la cual apuntan, es el masivo “darle la espalda a los ancestros”. Algunos de los espíritus que tratan de emerger en este plano, como fue descrito anteriormente, pueden ser “ancestros que intentan contactar a descendientes en un intento de reparar lo que ellos no pudieron hacer cuando aún estaban en su cuerpo físico.”

“a menos de que la relación entre los vivos y los muertos esté en equilibrio, el caos persiste” él dice. “Los Dagara creen que, si existe ese desequilibrio, es el deber de los vivos el sanar a sus ancestros. Si estos ancestros no son sanados, su energía enferma va a acosar a las almas y psiques de aquellos responsables de ayudarlos.”  Los rituales se centran en sanar la relación con nuestros ancestros, es decir, tanto los problemas de un ancestro específico como los grandes problemas culturales contenidos en nuestro pasado. El Dr. Somé ha presenciado una sanación extraordinaria en estos rituales.

Utilizar los rituales sagrados para las enfermedades de la mente en lugar de ver a esa persona como un caso patológico, le da a la persona afectada –y de hecho a la comunidad en general– la oportunidad de empezar a ver esta situación en perspectiva, lo que lleva a “un abanico de oportunidades e iniciativa para rituales que puede ser realmente beneficioso para todos aquellos presentes en el proceso,” aclara el Dr. Somé.

Extraído de: La Guía de Medicina Natural para la esquizofrenia, o la guía de la medicina natural para el Trastorno Bipolar por Stephanie Marohn (con Malidoma Patrice Somé).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (1)

Lo sabía.

Responder

Lo que ve un Chaman

Índice de contenido:

Lo que ve un chamán en un hospital psiquiátrico

 En la visión chamánica, la “enfermedad mental” señala «el nacimiento de un sanador», explica Malidoma Patrice Somé.  Por lo tanto, los trastornos mentales son emergencias espirituales, crisis espirituales y deben considerarse como tales para ayudar al sanador a nacer.

Lo que los occidentales ven como una enfermedad mental, la gente de Dagara considera que son «buenas noticias del otro mundo».  La persona que atraviesa la crisis ha sido elegida como un medio para un mensaje a la comunidad que necesita ser comunicado desde el ámbito espiritual.  «El trastorno mental, trastorno de conducta de todo tipo, señala el hecho de que dos energías obviamente incompatibles se han fusionado en el mismo campo», dice el Dr. Somé.  Estas perturbaciones se producen cuando la persona no recibe asistencia para lidiar con la presencia de la energía del reino espiritual.

 Una de las cosas que el Dr. Somé encontró cuando llegó por primera vez a los Estados Unidos en 1980 para estudiar un posgrado fue cómo este país se ocupa de las enfermedades mentales.  Cuando un compañero de estudios fue enviado a un instituto mental debido a «depresión nerviosa», el Dr. Somé fue a visitarlo.

 “Estaba tan sorprendido.  Esa fue la primera vez que me encontré cara a cara con lo que se hace aquí para las personas que exhiben los mismos síntomas que he visto en mi pueblo «.

Dr. Somé

Lo que sorprendió al Dr. Somé fue que la atención prestada a tales síntomas se basaba en la patología, en la idea de que la condición es algo que debe detenerse.  Esto estaba en completa oposición a la forma en que su cultura ve tal situación.  Mientras miraba alrededor de la sala austera a los pacientes, algunos con camisas de fuerza, algunos sin medicamentos, otros gritando, se observó a sí mismo:

Así es como los curanderos que intentan nacer son tratados en esta cultura.  ¡Que pérdida!  Qué pérdida es que una persona que finalmente se está alineando con un poder del otro mundo simplemente se está desperdiciando ”.

 Otra forma de decir esto, que puede tener más sentido para la mente occidental, es que nosotros en Occidente no estamos capacitados para tratar o incluso se nos enseña a reconocer la existencia de fenómenos psíquicos, el mundo espiritual.

 De hecho, las habilidades psíquicas se denigran.  Cuando las energías del mundo espiritual emergen en una psique occidental, ese individuo no está completamente equipado para integrarlas o incluso reconocer lo que está sucediendo.  El resultado puede ser aterrador.  Sin el contexto adecuado y la asistencia para lidiar con el avance de otro nivel de realidad, a todos los efectos prácticos, la persona está loca.  La administración excesiva de medicamentos antipsicóticos agrava el problema y evita la integración que podría conducir al desarrollo y crecimiento del alma en el individuo que ha recibido estas energías.

 En el pabellón mental, el Dr. Somé vio a muchos «seres» merodeando por los pacientes, «entidades» que son invisibles para la mayoría de las personas pero que los chamanes y los psíquicos pueden ver.  «Estaban causando la crisis en estas personas», dice.  Le pareció que estos seres estaban tratando de sacar los medicamentos y sus efectos de los cuerpos de las personas con las que los seres intentaban fusionarse, y estaban aumentando el dolor de los pacientes en el proceso.  “Los seres actuaban casi como una especie de excavadora en el campo energético de las personas.  Eran realmente feroces por eso.  Las personas a las que les hacían eso solo gritaban y gritaban ”, dijo.  No podía quedarse en ese ambiente y tuvo que irse.

 En la tradición Dagara, la comunidad ayuda a la persona a reconciliar las energías de ambos mundos: «el mundo del espíritu con el que se fusionó, y el pueblo y la comunidad».  Esa persona puede entonces servir como un puente entre los mundos y ayudar a los vivos con la información y la curación que necesitan.  Por lo tanto, la crisis espiritual termina con el nacimiento de otro sanador.  «La relación del otro mundo con nuestro mundo es de patrocinio», explica el Dr. Somé.  «La mayoría de las veces, el conocimiento y las habilidades que surgen de este tipo de fusión son un conocimiento o una habilidad que se proporciona directamente del otro mundo».

 Los seres que estaban aumentando el dolor de los internos en la sala del hospital mental en realidad estaban tratando de fusionarse con los internos para transmitir mensajes a este mundo.  Las personas con las que habían elegido fusionarse no estaban recibiendo ayuda para aprender a ser un puente entre los mundos y los intentos de fusión de los seres se vieron frustrados.  El resultado fue la perpetuación del desbalance energético inicial y el no nacimiento de un curandero.

“La cultura occidental ha ignorado de manera continua el nacimiento de los curanderos,” declara el Dr. Somé.  “Como consecuencia, existirá una tendencia del otro mundo a seguir probando a cuantas personas sean necesarias en un intento de llamar la atención de alguien. Se ven obligados a tratar con más ahínco.”  Los espíritus son atraídos por personas cuyos sentidos no han sido anestesiados. “La sensibilidad es para los espíritus una invitación a entrar, a grandes rasgos,” él dice.

Aquellos que desarrollan los llamados desórdenes mentales son personas sensibles, lo que en la cultura de occidente es visto como hipersensibilidad. Las culturas indígenas no lo ven de esa forma y, como resultado, las personas sensibles no se ven a si mismas como hipersensibles. En el occidente, “es la cultura sobrecargada en la cual se encuentran las personas, lo que las está arruinando,” observa el Dr. Somé.  El paso frenético, el bombardeo a los sentidos, y la energía violenta que caracteriza a la cultura occidental pueden agobiar a las personas sensibles.

Esquizofrenia y energías externas

Con la esquizofrenia, hay una especial “receptividad a un flujo de imágenes e información, los cuales no pueden ser controlados” expresó el Dr. Somé.  “Cuando este tipo de flujo ocurre en un momento el cual no es elegido personalmente, y particularmente cuando conlleva imágenes que son espeluznantes y contradictorias, la persona cae en un frenesí.”

Lo que se requiere en esta situación es primero separar la energía de la persona en cuestión, de las energías externas por medio de prácticas chamánicas (lo que es conocido como “limpiar”) para removerlas del aura del individuo.  Una vez se ha limpiado su campo energético, la persona ya no recibe un exceso de información y por lo tanto ya no hay razones para que esté asustado y perturbado explica el Dr. Somé.

Entonces es posible ayudar a la persona a alinearse con la energía del ente spiritual que está intentando llegar a la persona en este mundo y dar luz a un curandero. El bloqueo producido por esa materialización es lo que produce los problemas. “La energía del curandero es una energía de alto voltaje,” el Dr. Somé observa. “Cuando es bloqueada, es como si quemara a la persona, es como un corto-circuito, los fusible estallan. Esta es la razón por la cual puede ser tan aterrador, y entiendo por qué en ésta cultura se prefiere confinar a estas personas.  Aquí están ellos gritando y aullando, y son amarrados con camisas de fuerza. Esa es una imagen realmente triste. ”Cabe mencionar que el método utilizado por los chamanes es hacer que las energías estén alineadas para que el bloqueo cese, los “fusibles” no estallen, y la persona pueda convertirse en el curandero en el que se debería convertir.

Sin embargo, es necesario mencionar en este punto, que no todos los entes espirituales que entran en una persona tienen como propósito promover el bienestar de la persona. Existen energías negativas también, las que son presencias indeseables para el aura de una persona.  En esos casos, el curso de acción de los chamanes es remover esos entes del aura, y no tanto alinear energías discordantes.

Necesidad de conexión espiritual

Un patrón en común que el Dr. Somé ha encontrado en los “desordenes” mentales en el occidente, es “una antiquísima energía ancestral que ha sido puesta a dormir, finalmente está emergiendo en la persona.” Su trabajo es rastrearla a su origen, ir atrás en el tiempo y descubrir qué es ese espíritu. Según el Dr. Somé, en la mayoría de los casos, el espíritu está conectado a la naturaleza, especialmente con las montañas o los grandes ríos.

En el caso de las montañas, como un ejemplo para explicar el fenómeno, “es un espíritu de la montaña que está caminando al lado de la persona y, como resultado, crea una distorsión en el tiempo y el espacio que afecta a la persona en cuestión.” Lo que se necesita es alinear o fusionar las dos energías, “para que así la persona y el espíritu de la montaña puedan ser uno.” Nuevamente, el chamán conduce un ritual específico para producir este alineamiento.

El Dr. Somé cree que se encuentra con esta situación de manera tan repetida en los Estados Unidos porque “la mayoría de las telas en este país están hechas de la energía de una máquina, y lo que eso produce es que exista una desconexión y un corte con el pasado. Puedes correr del pasado, pero no te puedes esconder de él.” El espíritu ancestral del mundo natural llega a visitar. “No se trata tanto de lo que el espíritu quiere, sino más bien de lo que la persona quiere,” él dice. “El espíritu ve en nosotros un llamado por algo mayor, algo que de significado a nuestras vidas, y entonces el espíritu responde ese llamado.”

Ese llamado, del cual no nos percatamos que estamos haciendo, refleja “una fuerte necesidad de una conexión profunda, una conexión que trascienda el materialismo y que se mueva a una dimensión cósmica tangible. La mayoría de estos llamados son inconscientes, pero para los espíritus, consiente o inconsciente no hace ninguna diferencia. Ellos responden a ambos”.

Como parte del ritual de la fusión de las energías de la montaña y el humano, aquellos que están recibiendo la “energía de la montaña” son enviados a un área montañosa que ellos elijan, donde recolectan rocas que les llaman la atención. Luego, ellos llevan las rocas de vuelta a sus hogares y se las quedan; algunos las llevan consigo siempre. “La presencia de las rocas ayuda mucho en cuanto a ajustar la percepción de la persona,” comenta el Dr. Somé.  “Ellos reciben todo tipo de información que les puede ser útil, por lo que reciben una guía tangible desde el otro mundo para vivir sus vidas.”

Cuando se trata de la “energía del río”, aquellos que están siendo “llamados” van al río y luego de hablarle al espíritu del río, toman una piedra de él y la llevan consigo tal como se hace en el ritual para el espíritu de la montaña.

“La personas piensan que algo se debe llevar a cabo algo totalmente extraordinario para una situación extraordinaria como ésta,” dice el Dr. Somé. Pero ese no es normalmente el caso, a veces es tan simple como acarrear una piedra.

Rituales sagrados para enfermedades mentales

Uno de los regalos que un chamán le puede brindar al mundo occidental, es ayudar a la gente a redescubrir el ritual, que tristemente le falta. “El abandonar el ritual puede ser devastador. De un punto de vista espiritual, el ritual es inevitable y necesario si uno quiere vivir,” escribe el Dr. Somé en Ritual: Power, Healing, and Community. “Decir que el ritual es necesario en el mundo industrializado, es decir poco. Hemos visto en mi pueblo que es imposible vivir una vida sana sin él.”

El Dr. Somé no sentía que los rituales que provenían de su aldea tradicional podían ser transferidos al occidente tan fácilmente, por lo que a lo largo de sus años como chamán ha diseñado rituales que satisfacen las necesidades de ésta cultura. A pesar de que los rituales cambian de acuerdo al individuo o el grupo involucrado, él siente que existe una necesidad por los rituales en general.

Una de estas necesidades, involucra ayudar a la gente a descubrir que su padecer proviene del hecho de que están siendo “llamados por seres del otro mundo para cooperar con ellos y trabajar en pro de la sanación.” Los rituales les permiten salir de ese padecer y aceptar el llamado.

Otro aspecto de la necesidad por los rituales se relaciona con la iniciación. En las culturas indígenas de todo el mundo, los jóvenes son iniciados en la adultez cuando alcanzan cierta edad.  “La falta de dicha iniciación en el Occidente es parte de esta crisis en la que se encuentran los jóvenes aquí,” dice el Dr. Somé. Él urge a las comunidades a unir en conjunto “la creatividad de la gente que ha tenido este tipo de experiencia, para intentar crear una especie de ritual alternativo que pueda al menos poner un freno en este tipo de crisis.”

Otro ritual que constantemente satisface las necesidades de aquellos que acuden a este mismo por ayuda, involucra hacer una fogata, y luego poner “objetos que son simbólicos en cuanto a los problemas que tienen los individuos… Pueden ser problemas de ira y frustración que un ancestro causó al haber asesinado o esclavizado, y que tienen su impacto en el descendiente,” él explica. “Si estos temas son abordados como algo que bloquea la imaginación del humano, el propósito de vida de la persona, e incluso la visión de vida de la persona pero que se puede mejorar; entonces tiene sentido comenzar a pensar en términos de cómo volver ese bloqueo en un empuje para llegar a algo creativo y más provechoso.”

Los ejemplos de los problemas con los ancestros son tomados en rituales diseñados por el Dr. Somé que apuntan a severas disfunciones en la sociedad occidental y que en el proceso gatillan “iluminación” en los participantes. Estos son rituales ancestrales, y la disfunción a la cual apuntan, es el masivo “darle la espalda a los ancestros”. Algunos de los espíritus que tratan de emerger en este plano, como fue descrito anteriormente, pueden ser “ancestros que intentan contactar a descendientes en un intento de reparar lo que ellos no pudieron hacer cuando aún estaban en su cuerpo físico.”

“a menos de que la relación entre los vivos y los muertos esté en equilibrio, el caos persiste” él dice. “Los Dagara creen que, si existe ese desequilibrio, es el deber de los vivos el sanar a sus ancestros. Si estos ancestros no son sanados, su energía enferma va a acosar a las almas y psiques de aquellos responsables de ayudarlos.”  Los rituales se centran en sanar la relación con nuestros ancestros, es decir, tanto los problemas de un ancestro específico como los grandes problemas culturales contenidos en nuestro pasado. El Dr. Somé ha presenciado una sanación extraordinaria en estos rituales.

Utilizar los rituales sagrados para las enfermedades de la mente en lugar de ver a esa persona como un caso patológico, le da a la persona afectada –y de hecho a la comunidad en general– la oportunidad de empezar a ver esta situación en perspectiva, lo que lleva a “un abanico de oportunidades e iniciativa para rituales que puede ser realmente beneficioso para todos aquellos presentes en el proceso,” aclara el Dr. Somé.

Extraído de: La Guía de Medicina Natural para la esquizofrenia, o la guía de la medicina natural para el Trastorno Bipolar por Stephanie Marohn (con Malidoma Patrice Somé).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (1)

Lo sabía.

Responder
Settings